Freitag, 25. Mai 2012

Deine Sprache


Conozco la sensación de no querer arriesgarse. De no querer dejarse ver como uno es. De no querer derrumbar ese muro que con tanta precaución se ha construido. Sé cómo te sientes. Conozco tu miedo a ser decepcionado. Lo he vivido. He estado ahí. Decepcionado. Con un mundo venido abajo, pisoteado. Sufriendo. Temerosa. ¿Me pasará a mí?

Conozco también tu anhelo de ser capaz de arriesgarse. De hacerse vulnerable frente al otro. De aceptar que uno da lo mejor de sí. Y sin embargo igual puedes ser pisoteado. Pero ese no es el fin del mundo. Tienes que seguir. Seguir compartiendo, seguir sonriendo, seguir trabajando, estudiando. Seguir con el día a día, cada cosa en su lugar. Menos tú. Menos tú mente. 

Te armas de valor, dejas tus miedos atrás. O, quizás tus miedos los llevas contigo, confiando en que podrás enfrentarlos de mejor manera. Que has madurado, aprendido y que esta vez no te controlaran. Total te has estado preparando. Conversando, compartiendo tus miedos, emociones a un oyente silencioso. Incapaz de dañarte. Una relación unilateral.
Te armas de valor.

Avanzas. Estás feliz. Pasan los días. Ladrillos caen. Tu protección, tu escudo construido ya no protege. La valentía que cargabas es arrastrada por la suave brisa que acaricia tu rostro consolándote. Quema en tu mejilla. Quema y arde tan vivamente. Apartas tu silueta quemada.

Es demasiado. No puedes con ello. Tantas cosas. Parece imposible, que esos montes, tengan una cima, que exista forma de escalarlos. No. No se puede.

Pierdes el equilibrio. La pandereta es muy angosta. Tu cola no lo suficientemente larga. Aquellas pequeñas impresiones muy inseguras, las garras muy cortas para sujetar. Erizado el pelaje, pequeños ojos intentan defenderse, reflejando solo temor. Tu garra se enreda en la mano de tu dueño, dejando una marca atrás invisible en una semana. Comienzan a caer gotas pequeñas decorando tu corto abrigo. Enredándose en tus largos bigotes.

¿Dónde está la mano?
Quiero que me baje de aquí. Esta pandereta es tan angosta. Sácame. Refúgiame en tus brazos. No hablo tu idioma. Te has ido. Bájame, por favor. No sé como decírtelo. No hablo tu idioma.

Freitag, 18. Mai 2012

Rooftop

 Photography by ©Rahel Gysel


Rooftop.
Da sitzten sie und haben doch nichts zu sagen.
Weiter bewegt sich der Zeiger, unverstellbar.
Der Mond scheint voll, die gelächter hört man während sie zusammenrücken um alle auf das Bild zu passen.
Sie schauen von oben zu, werden nicht bemerkt.
Nur die Licher der späten Nacht begleiten Sie.
Der Turm, den sie suchten und nicht fanden, erblicken sie nun.
Zwischen den Bäumen die vom Regen noch Nass tropfen, hängen ihre Gedanken.
Die Eisentreppe ist hart, kalt und eng. 
Die Aussicht ist weit, wie die Gedanken, die Gespräche.
Zum letzten mal, Sie stehen auf. Laufen los.
Gemeinsam durch die Strassen wie so oft.
Wenig Fleisch. Bitte. So Spät. Kein Saft.
Die Strassen hallen weiter, ihr gelächter.
Der Wein mit dem Apfel bewegt sich klar hinter dem Glas.
Was möchtest du?
Schwarze Füße in Tanzschuhen. 
Zum letzten mal.
Lässt du mich allein?
Einer geht, einer bleibt.
Die Treppe hoch, den Aufzug hoch.
Einer steht.
Einer schreibt.
Die Blätter erzählen nicht, die Farben teilen sie nicht.
Ein Regenschirm nützt nicht viel.
Die Strasse geht weiter hinauf, der Blick weiter hinab.

Donnerstag, 17. Mai 2012

Homs. Sounds quite like Homes. But at this moment it is everything but that. Far away you were born, almost a century ago. Living, dreaming, knowing, learning, becoming what you are today.
What made you be, books. It seems that you want to share your memory while getting better. I think you get better by telling us, by smiling with us. Well. Excersise may help. You lighten the day without knowing it. I must say I enjoy working with you. Letting you be independet. You know my name.
I must say.

Freitag, 11. Mai 2012

Eingebrannt

Es verdad. Te lo había contado, pero en algún minuto me retracté de ello. Una escusa. Pero no es cierto. En verdad es así. No hay vez en que no piense en que es posible. No hay vez en que no se me viene aquella imagen a la mente. No hay vez en que el dolor de lo vivido no supere el entusiasmo. 

Quizás quisiera que no fuese así. Que no fuese verdad. Que no me capturase de tal forma. En verdad no te lo conté. No tal como lo pienso, no como la imagen se me aparece. Quizás no sabes. Quizás no dimensionas. Quizás no lo has pensado más allá. Quizas simplemente es asi. Total hay tiempo.

Vielleicht ist es sogar gut so. Ein Zaun vor dem Bild. Ein Schutz vor ihm. Das alles sich dagegen sträubt. Es trocknet aus, wird dürr und zäh. Wehrt sich dagegen wie ein Aal auf trockener Erde. Verängstigt und taub.